Restaurar muebles de madera.

¿Qué necesito para restaurar un mueble?

  • Una brocha mediana.
  • Un pincel grueso.
  • Una espátula.
  • Un formón.
  • Pasta para madera.
  • Un cepillo de cerdas suaves.
  • Insecticida para carcoma en spray.
  • Un insecticida para carcoma en líquido y una jeringuilla.
  • Lana de acero.
  • Decapante.
  • Cera.
  • Lija.
  • Taco de lija.

Con estos materiales nos servirá de momento. Luego, sí así lo quieres, podrás ampliar la gama con formones de distintos tamaños, con nuevas brochas y pinceles�

El primer paso: Limpiar el mueble.

Los muebles antiguos presentan una o varias capas de barniz o pintura, o incluso combinaciones de ambas, que será necesario retirar para poder restaurar correctamente el mueble.

El proceso de retirar pintura o barniz se llama decapado. El proceso dependerá del tipo de material que queramos retirar. Si es barniz deberemos usar una gruesa capa de decapante sobre todo el mueble. La forma de aplicación será realizando círculos sobre el mueble con la brocha de pelo grueso. Deberemos asegurarnos que extendemos el producto de forma parecida sobre toda la superficie. Una vez extendida deberemos esperar el tiempo marcado por el fabricante en el propio bote. De esta forma dejamos al producto el tiempo que necesita para trabajar.

Una vez transcurrido el tiempo procederemos a retirar el decolorante y la capaz de barniz o pintura que esta ha soltado. Para realizar esta tarea nos ayudaremos de la espátula.

Si el mueble no ha quedado completamente decapado deberemos insistir con el decapante en aquellas zonas en las que el barniz o la pintura estén aún presentes. Esto es normal sobre todo en muebles antiguos que han sido barnizados o pintados en múltiples ocasiones.

Una vez decapado el mueble es el momento de retirar los restos del decapante. Para ello usaremos la lana de acero impregnada en alcohol. Este paso disolverá los restos del producto y dejará al descubierto la madera.

Segundo paso: Preparar la madera.

Una vez que el mueble esta limpio de barniz o pintura y ya está seco deberemos proceder al lijado de toda la superficie. Para ello emplearemos la lija fina y usaremos el taco de lijar para que nos sea más cómoda la tarea.

Para lijar deberemos, y esto es importante, seguir la dirección de la veta de la madera, de este modo previenes arañazos.
Una vez que has terminado de lijar deberás retirar el serrín usando el pincel grueso.

Tercer paso: Retirar manchas.

Algunos muebles pueden tener manchas más oscuras, bien del uso, bien porque la madera haya absorbido algún tipo de producto. Si queremos barnizar el mueble estas manchas se seguirán viendo y no quedaran muy bien. Para evitar este inconveniente deberás usar un decolorante de madera. El decolorante lo deberás aplicar sobre la zona a tratar y una vez eliminada la mancha deberás retirar el producto usando abundante agua fría. De este modo evitamos que decolore más el mueble.

No te preocupes si con la primera aplicación de decolorante no has retirado por completo la mancha. Podrás insistir más veces hasta conseguir el resultado deseado. Eso si, deja secar la madera entre aplicación y aplicación así podrás ver de forma clara la mancha.

Cuarto paso: Eliminar la carcoma.

La carcoma es un insecto que se alimenta de madera y que tiene predilección por nuestros muebles. La eliminación de la carcoma es un proceso sencillo pero muy largo y paciente.

El primer paso a dar consistirá en inyectar dentro de cada agujero de carcoma una dosis del producto. Es un proceso muy largo sobre todo si el mueble esta muy dañado por este insecto.

Una vez hayas inyectado el antiparásito en todos los agujeros usa una bayeta y aplica el mismo producto por todo el mueble.
Todo el proceso deberás seguirlo dos o tres veces para asegurarte que todos los inquilinos no deseados han desaparecido del mueble.

Quinto paso: Reparar.

Los muebles en su día a día reciben golpes y raspaduras más o menos profundas que deberemos reparar antes de terminar de restaurar el mueble. Para ello usaremos la cera de emplastecer. Esta cera se aplica con las manos y se debe calentar previamente para que sea más fácil su aplicación. Ve tapando grietas y recomponiendo las esquinas dañadas.

Una vez que la cera se ha quedado dura deberás eliminar el producto sobrante usando el formón. Se paciente y cuidadoso/a. El formón deberá estar muy afilado para que corte bien el sobrante del producto.

Sexto paso: Lijar el mueble.

Sobre todo en aquellos muebles que han necesitado reconstrucción con cera de emplastecer se hace necesario que sean lijados. En una primera parte puedes usar una lija de grano medio y luego usar una lana de acero fina para los últimos retoques.

Si has sido meticuloso/a tendrás un mueble perfectamente restaurado, un mueble sobre el que aplicar ahora un barniz a tu gusto o una pintura que le quede bonita.