El Folículo Piloso.

En la imagen se observa un corte trasversal de la epidermis y se ve claramente la llegada de las distintas terminaciones nerviosas y venas al folículo piloso.

El Folículo Piloso está formado por la papila dérmica y las células germinativas. A la papila llegan las terminaciones vasculares y nerviosas necesarias para la alimentación del bulbo piloso y que son las responsables del ciclo de crecimiento del cabello.

Las células germinativas tienen una gran actividad de reproducción de células. De ellas depende la perfecta formación del cabello. Del estado de la papila y de las células germinativas, y de su correcto funcionamiento, deriva en gran parte la salud y belleza del cabello.

El ciclo normal de crecimiento de un cabello es de entre 2 y 3 años siendo este el momento en el que el cabello muere y deja paso a otro nuevo iniciándose de nuevo el ciclo de crecimiento.

De la buena alimentación a través de los distintos conductos que llegan al cabello depende el estado y la salud de este.

¿Quieres saber más?